pesetas franquistas

Dobles acuñaciones fraudulentas sobre 10 céntimos (Tipo 2)

Dobles acuñaciones fraudulentas sobre 10 céntimos (Tipo 2)

El próximo 17 de Mayo se realiza la primera subasta pública de una nueva firma madrileña dedicada al comercio de monedas para colección: Tauler & Fau. La firma llevaba tiempo constituyéndose, tiene experiencia acumulada en éste tipo de actividades y, por lo que he podido comentar con gente próxima a sus responsables, muchas ganas de hacer las cosas tan bien como las firmas ya asentadas desde hace mucho tiempo en este sector. Yo personalmente les deseo lo mejor esperando que puedan ayudar a generar grandes colecciones a muchos simples coleccionistas en los que yo me incluyo. Asiduo desde hace muchos años a la compra-venta por sistema de subastas públicas o privadas no pude resistirme a hacer una ojeada a elenco de piezas que, para este primer evento (estoy segurísimo vendrán más), los compañeros de Tauler & Fau dispusieron en su Catálogo número 1. Seguramente, la mejor aportación que haya hecho de entrada esta firma ha sido la mejora del soporte gráfico que acompaña a las piezas. Es una gozada poder ver las piezas ofertadas a partir de fotografías que tienen una calidad de imagen extraordinaria. Me atrevo a decir que, de entrada, son las mejores fotografías que ofrece una casa de subastas nacional, y esto, en un sector donde introducir mejoras siempre es difícil (pues la competitividad es elevada), es ya un buen inicio. No pienso hacer en esta entrada un repaso a la totalidad de las piezas ofertadas por la casa, Adolfo ya lo hizo en su blog de forma muy amena y útil y se puede consultar aquí. Tampoco haré un repaso exhaustivo a las piezas exclusivamente relacionadas a la Dictadura Franquísta (aunque aparece una pieza Extremadamente rara, que bien merecería una entrada propia, la podéis ver aquí, ya hablaremos algún día sobre ella). Me gustaría centrar el texto en una pieza que aparece listada con número 866 y que se describe de la siguiente manera: 10 céntimos. 1940. Madrid. Al. Doble acuñación desplazada. Rara. MBC+. Est.. 90€/ Precio Salida: 60€. Ajunto aquí la imagen que proporciona la casa de subastas:

866_pieza

Los errores de acuñación monetaría fueron muy frecuentes durante el periodo franquísta. Válganse como referencia las obras de Valls (1978) para ejemplificar esta idea, así como el filón que han encontrado muchos coleccionistas de errores en este periodo en particular. El error al que hace referencia la casa de subastas es altamente conocido en la producción monetaria de la Dictadura Franquísta. Se trata de un error denominado de Doble acuñación, anverso y reverso con desplazamiento de la segunda impronta. El error se produce por que el cospel, una vez acuñado, no sale despedido de la unidad de prensa y vuelve a ser acuñado, parcial o totalmente por una segunda acuñación. Hace años que colecciono éste tipo de error; aún siendo conocido y descrito en varios catálogos generalistas (Vicenti 1974; Aledón, 1997), no es fácil de encontrar (hay pocos) ni de adquirir (el precio es en la mayoría de ocasiones elevado si el vendedor sabe de la singularidad que lleva la pieza consigo). Sin embargo, en los últimos años, han aparecido en el mercado de portales de venta bastantes piezas y, lamentablemente, son compradas por muchos coleccionistas incautos. No me refiero a piezas simplemente martilleadas o burdamente imitativas de acuñaciones dobles incusas (de éstas hay decenas en los portales de Ebay y Todocolección; Roberto ya dedicó una entrada a denunciar que se trataba de errores falsos – aquí-, y en muchos foros ya se ha avisado decenas de veces que se trata de piezas manipuladas – aquí y aquí, por ejemplo-). Me refiero a piezas con supuesta doble acuñación no-incusa en piezas mayoritariamente de Tipo 2 (10 céntimos 1940-1953). Os pongo un ejemplo aquí:

fotos_falten_2

Éstas piezas son más difíciles de identificar como producto de una manipulación, si bien son eso, piezas manipuladas, y no piezas con errores de producción o acuñación originales. En alguna ocasión ya he intentado avisar a compañeros en foros de difusión y discusión (aquí). En esencia se trata de piezas que han recibido una segunda acuñación a partir de un troquel que, aparentemente, tiene las características generales del troquel con el que se ha acuñado la primera. Sin embargo, en ese aspecto es donde debemos fijarnos para reconocer que se trata de una pieza manipulada. El primer aspecto delatador es que las piezas manipuladas presentan segundas acuñaciones con motivos difusos, poco pronunciados y superficies irregulares o rugosas. La razón de esta apariencia es que esa supuesta segunda acuñación no se ha hecho con un troquel original sino con uno fraudulento. Deduzco que se trata de troqueles-copia sacados a partir de piezas originales y cera fundida (una práctica muy habitual para realizar piezas falsas en plata). Una vez obtenido el molde se obtiene un troquel en acero. Este falso-troquel es el que se emplea para recrear una doble acuñación a piezas que no tienen error alguno. Las personas que hacen estas manipulaciones utilizan éstos Tipos de 5 y 10 céntimos hechos en aluminio porque su matriz es extremadamente manejable y el grado de dureza mucho menor que el otros Tipos.

El segundo aspecto delatador es que, aún ejerciendo una presión considerable para recrear una doble acuñación, ésta no consigue tener la precisión ni el envite que ejercía una prensa original. Esto genera un deslizado o flatness-lapping (en bibliografía inglesa) que también sirve para reconocer éstas acuñaciones fraudulentas. Este deslizado puede producirse también en piezas con errores originales de este tipo, pero cuando ocurre, generalmente en anverso el reverso es difuso o poco marcado. La razón es que el desplazamiento es resultado de haber sido introducido un segundo cospel debajo, produciendo una superficie inestable para la acuñación del anverso a la vez que sin acuñación efectiva del reverso. Hay otros aspectos que también permiten identificar éste tipo de piezas pero estos dos que he mencionado son muy evidentes y pueden ser útiles para detectar piezas manipuladas.

Evaluando las fotos que ofrece Tauler & Fau deduzco que la pieza 866, y aún no habiéndola visto en mano, es producto de este tipo de manipulación y no el resultado de un error original en la cadena de producción. Os adjunto algunas imágenes más de piezas Tipo 2 con Dobles acuñaciones originales tanto en anverso como reverso que sí presentan este error tan apreciado por muchos coleccionistas. En ellas podéis ver cómo los detalles que menciono son ausentes.

cayonPieza 1: Cayón, 11-12-2012; Lot 1178. ESTADO ESPAÑOL 10 céntimos. 1940. Doble acuñación en segmento desplazado. Cy tipo 17766. BC+. Rarísima. Starting price: 100 EUR/ Price realized: 325 EUR.

fotos_faltenPieza 2: Colección particular, pieza cedida.

Ibercoin_18_lote_3794Pieza 3: Ibercoin, Subasta 18, (3-12-2014) Lot. 3794. 10 céntimos. 1953. Madrid. Doble acuñación de una pieza de 5 (mal descrita) céntimos. Al. EBC-. Starting price: 70 EUR/ Price realized: 100 EUR.

3. MaRTÍ_68_lot4459Pieza 4: Marti Hervera, Subasta 68, (26-10-2011) Lot. 4459 10 Céntimos. 1953. ERROR: Doble acuñación desplazada. SC. Starting price: 80 EUR/ Price realized: 85 EUR.

1. Aureo_1717_257Pieza 5: Aureo & Calicó, Subasta 257-1, Lot. 1717. 10 céntimos. Doble acuñación en anverso que imposibilita conocer la fecha. Tipo “jinete” (MBC). Est. 30€. Starting price: 18 EUR/ Price realized: 80 EUR.

La segunda foto que empleo para la entrada, y que corresponde también en mi opinión a una pieza con Doble acuñación fraudulenta, fue adquirida en oferta pública en una casa de subastas nacional con largo y dilatado historial de ventas y éxito. Explicados mis argumentos a dicha casa se me ofreció retornar la pieza sin problema alguno. Decidí no obstante quedármela y no devolverla para poder prevenir a otros compañeros. Desgraciadamente, o afortunadamente, son piezas que no tienen un precio desorbitado en el comercio de compra-venta de monedas de colección, y me temo que por ello pasan muchas a veces sin dedicarle mucha atención.

Afortunadamente, una copia sera siempre una copia y de esta entrada me gustaría que sacáramos en conjunto que el potencial enemigo no son los errores de identificación sino las personas que hacen éstas manipulaciones. Estas manipulaciones son una lacra para nuestra afición y toda preparación que tengamos para protegernos será siempre útil. Ellos pueden ser astutos para engañarnos, pero nosotros seremos audaces para destruirlos.

Anuncios

El catálogo de Heriberto

A Heriberto Asensio Guerrero le debemos el catálogo “Las Monedas del Estado Español (Francisco Franco, 1937-1975). Ed. Litografía International, Zaragoza; dedicado exclusivamente al periodo de la Dictadura franquísta. Este trabajo fue publicado en 1978 y es, a mi saber, el único catálogo que existe de éstas características, dedicado íntegramente a este periodo. Hasta la fecha, nadie ha intentado un proyecto similar.

Se trata de una obra que ha pasado un tanto desapercibida. En la actualidad sigue siendo, en gran medida, desconocida para los coleccionistas de moneda contemporánea española en general pero también para el coleccionista especializado en el periodo en particular. La referencia a éste catálogo no lo ha he visto nunca mencionada en las ofertas comerciales cuando describen las piezas a la venta, ya sea en forma de subasta o venta privada entre comerciales. Ya desde inicios de los años ’70 encontramos en el mercado catálogos comerciales que presentan un elenco completo de la moneda contemporánea del siglo XIX y XX dónde se incluyen por vez primera las producciones franquistas (i.e. Vicenti, Castán & Cayón), lo que hizo que probablemente la propuesta de un catálogo exclusivo para este periodo no tuviera buena acogida entre los compradores de catálogos de esos años. Sin embargo, pienso que es una aportación importante, que esta llena de detalles para el coleccionista especializado en el periodo; y que aportaba aspectos interesantes en comparación a los catálogos generalistas de la época. Imagino que la ausencia de una base bien establecida de coleccionistas durante los años ’70 y ’80 hizo que la propuesta no tuviera éxito comercial. Desconozco el tiraje que se hizo de este catálogo pero de vez en cuando aparece ofertado algún ejemplar en los portales de venta de material de segunda mano, siempre a precio de derrumbe, y en la mayoría de las veces en buen estado de conservación. Deduzco que la tirada fue reducida, al igual que su difusión entre los coleccionistas.

foto_1_buena

¿Qué aporta el catálogo de Heriberto? La obra aporta una visión que desconocíamos, o no habitual, en los catálogos publicados con información para este periodo. Heriberto aporta una opinión propia sobre las directrices del coleccionismo de este periodo. Hasta 1978 los catálogos que incluían la producción monetaria franquísta disponibles en el mercado eran básicamente listados de las piezas en los que a lo sumo aparecía una fotografía de la pieza tipo prévia a un listado de emisiones anuales de la misma (i.e. Vicentí, 1974; Castán & Cayón, 1977; 1978). A partir de 1975 José Aª Vicenti añade descripciones más cuidadosas de los tipos, además de añadir listados de variantes y errores para cada uno de las piezas (i.e. Vicenti, 1975; 1976; 1978); lo que supone un salto cualitativo en la información disponible para el periodo. Heriberto realiza también un compendio de piezas representativas, y probablemente menos extensa que las de Vicenti, pero ofrece un valor añadido: la posibilidad de generarse un criterio propio a la hora de coleccionar este periodo.

En la introducción de Heriberto se ofrece información muy útil para el coleccionista del periodo en particular. Por ejemplo, Heriberto pone de relieve el “gran confusionismo” al que llevan muchos catálogos generalistas publicados hasta la fecha, con valoraciones económicas irreales y contradictorias: “En ocasiones, sorprende la mínima valoración que se asigna a determinadas piezas y el alto precio que se solicita por ellas al comprarlas”, “…o asignarse precios bajos a algunas piezas muy difíciles…”, o “…precios altísimos a determinadas piezas, ni raras, no escasas…”; todo ello como ejemplo de desvalorización y revalorización de piezas, según convenga a los intereses. Además de aspectos técnicos que invitan al lector a conformarse una opinión más contrastada de los datos disponibles, animándolo a consultar las fuentes originales, por ejemplo, de los datos relativos a las tiradas publicadas en los documentos oficiales y revistas especializadas. Y a ser cauto y precavido ante las “fluctuaciones y desfases“ de los precios del mercado como producto de “piezas guardadas en reserva” (algo que nos tendría que hacer reflexionar cuando nos plantemos coleccionar moneda de curso legal y actualidad inmediata).

foto_2_buena

No obstante, sin duda la aportación que más valoro del catálogo de Heriberto es la de intentar sentar escuela a la hora de trazar unas directrices (¿un criterio?) en nuestra colección para este periodo. Por ejemplo, Heriberto habla de coleccionar sólo las piezas “de verdad”, es decir, aquellas “…que en su día fueron aprobadas y emitidas por la Casa de la Moneda y que han circulado por poseer un valor intrínseco real tal como marca la pieza, o bien que si no llegaron a circular fue por voluntad expresa de sus poseedores”.

Entonces, ¿qué no coleccionar según Heriberto? Heriberto sugiere descartar de entrada de nuestra colección principal las piezas consideradas Errores; básicamente por presentar defectos frente a la moneda tipo, de los que se deduce impedirían su circulación. También las Pruebas y Ensayos, siempre y cuando no hayan entrado en circulación: en este caso se hacen dos salvedades, la peseta de Benlliure de 1946 (Cal. 77a; Cy.17797; VS.306; Al.236PM1), pues “…aunque escasas, fueron puestas en circulación y efectivamente llegaron a circular”; y las 5 pesetas de 1949*51 (Cal. 49; Cy.17839; VS.351; Al.275) “…aunque se dio orden de destrucción, llegaron a circular poquísimos ejemplares.”. El resto de Pruebas y Ensayos, al igual que los Proyectos que hoy día conocemos: ”Bajo ningún concepto, pueden ni deben figurar en la colección normal toda la serie de Pruebas que nunca se fabricaron en serie con posterioridad y que mucho menos llegaron a circular, ya que su diseño y formato no fueron aprobados ni admitidos de forma oficial.” Y como muestra un botón: se enumeran las piezas de 1 peseta 1943 (VS.305, Al.235PM3, Cal.76b), las 2,5 pesetas de 1944 (VS.338, Al.265, Cal.69) y 1945 (Al.266PF1) o las 5 pesetas de 1946 de la carabela (VS.348, Al.272PM1) entre otras como piezas a desestimar para nuestra colección. Y sin duda en este criterio la exclusión que proponen Heriberto y que nos llama más la atención son las 5 pesetas de 1949*52 (Cal. 50; Cy.17840; VS.353; Al.276): “Las monedas correspondientes al año de acuñación 52, según comunicado y orden oficial no fueron autorizadas para circular y fueron entregadas por el Banco de España para su fundición.” Y nos llama la atención pues se trata de una pieza que aparece en los catálogos de las grandes firmas desde las primeras ediciones (i.e. Cayón) y que han seguido recopilando las principales ediciones de catálogos generalistas, incluso las más sencillas (i.e. Guerra, Fuster, Campillo, Paz Bernardo), al lado de las Emisiones circulantes sin ningún tipo de información añadida (que cada cual reflexione sobre este punto como quiera; yo le doy las gracias a Heriberto Asensio Guerrero por hacerme reflexionar sobre ello). Por último, el autor es tajante también sobre las Reacuñaciones Oficiales de 1961 y 1962, las cuales no sólo no aparecen en el catálogo sino que se refiere a ellas como “…piezas con diseño-formato no correspondiente a las emisiones del Estado Español, y que tan sólo se reacuñaron numerando la estrella con fines y conveniencias oficiales o estatales.

foto_3_buena

En síntesis, pienso que el catálogo, además de los muchos detalles que ofrece (re-leyéndolo se me han ocurrido un par de entradas más para el blog…), es útil porque presenta una justificación de los criterios que se han utilizado para la elaboración de su compendio de piezas y esto nos puede servir a la hora de conformar nuestra propia colección (que no necesariamente ha de seguir tales directrices).

52_aureo

– 5 pesetas 1951*19-52. (Cal. 50; Cy.17840; VS.353; Al.276). Ex-Aureo & Calicó 267 (22/4/2015), Lot. 2719.

BERNI, 1950 (primera parte)

A Giulio Berni (1889- 1953, Roma) le debemos el primer estudio sobre la producción monetaria de la Dictadura franquísta. Se trata de un artículo publicado en 1950 en la revista Annuario Numismático “Rinaldi” con título “Monedas, pruebas y proyectos de la España Nacional” (Berni, 1950). En este trabajo Berni hace una recopilación de las producciones realizadas entre 1938 y 1950, explicando las razones de una u otra emisión. Berni menciona todas las Emisiones circulantes emitidas hasta esa fecha, describiendo las características monetarias y ordenes legislativas para sus producciones. Además, menciona también de forma inédita toda una serie de Pruebas y Proyectos realizados durante esos primeros años. Ésos datos en concreto, por no figurar en otros documentos oficiales anteriores, son de sumo interés para comprender la dinámica interna de la producción monetaria durante esos años.

Desde que leí por primera vez el trabajo de Berni me surgieron dos tipos de inquietudes. La primera hace referencia a la información sobre las Pruebas y Proyectos que Berni proporciona, contrastada con la información de la que disponemos en la actualidad sobre estas producciones; la segunda, sobre la propia figura del autor y la génesis del artículo. En ésta entrada intentaré exponer mis dudas sobre el primer punto, y presentaré más adelante en otra entrada y en una segunda parte las vicisitudes que hacen referencia a cómo Berni consiguió redactar éste trabajo.

 

portada_revista

 

– Sobre la Pruebas y Proyectos mencionados por Berni:

En el trabajo de Berni se enumeran un total 20 monedas distintas. De ellas, 1 hace referencia a los 25 céntimos de 1937 emitidos durante la Guerra Civil y 11 a corresponden a las Emisiones circulantes realizadas entre 1939 y 1949 (Tipos 1, 2, 3, 4 y 7). El resto (8) corresponden Pruebas/Ensayos (3) y Proyectos (5). La mención a Pruebas y Proyectos no es habitual en los catálogos comerciales pues no son piezas en las que el coleccionista de a pié dedique mucha atención, centrado en coleccionar tipos y series más representativas. Algunos catálogos son excepciones, y sí intentan incluir algunas u otras piezas, aunque sin un aparente criterio razonable (Vico y Segarra, 1987; Calicó et al., 1998; Cayon et al., 2005). El trabajo de Aledón (1997), que oscila entre un catálogo comercial y un trabajo de estudio más profundo, sí intenta ser exhaustivo en la recopilación de Pruebas y Proyectos realizados durante la Dictadura Franquista. Todos ellos han considerado el trabajo de Berni para sus publicaciones, aunque sólo Aledón (1997) lo cite (y mal; el trabajo es de 1950, no de 1949). De las 8 piezas mencionadas por Berni, todas aparecen recopiladas en Aledón (1997), 5 en Vico y Segarra (1986), 4 en Calicó et al., (1998) y 3 en Cayón et al. (2005).

 

moneda_15

 

Desde los años ochenta, y tras haber transcurrido un periodo prudencial desde el final de la Dictadura, empezaron a aparecer en el mercado para monedas de colección piezas de éste tipo. Ante la falta de información disponible sobre ella el artículo de Berni y la información en él aportada fue esencial para poder legitimar la autenticidad de piezas que resultaban extremadamente raras y/o desconocidas. El hecho que Berni las describiera ya en 1950 reafirma la autenticidad y originalidad de dichas producciones. En 2008 Aureo & Calicó (Colección Laureano Fuiguerola, lot. 471) subastó un pieza inédita de estas características. Para reafirmar su autenticidad la firma comercial mencionaba la descripción de la pieza realizada por Giulio Berni en 1950 (más info aquí ). Piezas similares a las descritas como Pruebas y Proyectos por Berni han sido vistas en el comercio de monedas en los últimos años; de hecho, todas las descritas por el autor menos una de ellas: la moneda nº 15 no la he visto jamás en transacción particular, ni ofertada por comerciantes ni en subasta pública. La pieza mencionada aparece descrita (y fotografiada) en Aledón (1997) con número Al.272.PM1, y se trata de un ejemplar propiedad del Museo Casa de la Moneda, por lo que pienso puede no exista en colecciones privadas.

50 centavos de peso-1949

– 50 centavos (5 Pesetas). Cobre. (Berni.15; Al.272PT2). Ex-Aureo&Calicó, Colección Laureano Figuerola 2/04/2008; lot. 471.

Las incógnitas que surgen de este trabajo no son relativas a lo que aparece en Berni, sino, a lo que no aparece. El trabajo de Berni es exhaustivo: hace una presentación de las piezas en base las diferentes ordenanzas legislativas, los sistemas monetarios realizados entre 1940-1949, exponiendo los criterios y directrices que desde el gobierno y la FNMT se rigieron para la búsqueda de los tipos y motivos, y huelga decir que debió tener un acceso directo a las piezas y su información. Sin embargo, entre ellas, hay hoy en día algunas ausencias totalmente incomprensibles:

  • La primera de ellas, la más importante probablemente, es la peseta de Benlliure (1 peseta 1946*19-48; Cal. 77a; Cy.17797; VS.306; Al.236PM1). Berni no hace mención alguna a ella, ni como Emisión circulante, Prueba o Proyecto.

peseta_1946

– 1 Peseta 1946*1948. Cobre-aluminio. Ex-Cayón 11/12/2012; lot.1288.

  • La segunda es una prueba fechada en 1943 del módulo de 1 peseta, con un motivo geométrico en el reverso. Berni cita dos tipos similares (nº8 y nº9) realizadas en cobre-aluminio, pero siempre con un reverso compuesto por el antiguo escudo de las piezas de 80 reales de Isabel II. En la actualidad sabemos que el reverso geométrico también se utilizó (ver VS.305, Al.235PM3, Cal.76b), en una aleación de aluminio-magnesio.
  • La tercera es la muy conocida prueba de máquina de 1 peseta de 1948 de los Talleres San Carlos, en Cádiz (Al.236PM1, VS.307).

naval

– 1 Peseta 1948. Cobre-aluminio. Prueba de Máquinas Talleres San Carlos (Cádiz), La Naval. Ex-Ibercoin 12/03/2013; lot. 4640.

  • La cuarta es una proyecto de 25 céntimos fechado en 1947. Berni no lo cita, no hay mención alguna, pero se trata de una pieza en cupro-niquel mencionada en todos los catálogos posteriores: VS.262, Cy.17776, Cal.105a –mal clasificada como 50 céntimos; Al.235PM1 – mal clasificada como 50 céntimos).

1947-25ctos-prueba-3500

– 25 céntimos 1947. Cupro-niquel. (Al-215 PM 1 var.; Cal-pag 863; Cy-17776). Ex-Martí Hervera & Soler y Llach 28/02/2012, lot.1475.

Puedo encontrar respuestas (¿inverosímiles?) para la ausencia de las piezas segunda, tercera y cuarta en el trabajo de Berni, a saber:

  • el troquel de reverso de 1943 con motivo geométrico ya no existía, se había perdido o destruido y no quedaba ninguna pieza testigo acuñada cuando Berni consultó la FNMT.
  • los trabajos realizados en los Talleres San Carlos (Cádiz) Berni pudo considerarlos no oficiales, y por ende, no incluir las pruebas allí realizadas en su compendio.
  • La prueba de 25 céntimos con fecha 1947 pudo realizarse mucho más tarde, quizás en posterioridad a 1949 (las primeras emisiones de los 50 céntimos son de 1951); después de que Berni publicara su artículo.

Sin embargo, no encuentro razón alguna para justificar porqué Giulio Berni no mencionara la emisión de 1946 con Busto de Benlliure. Berni tuvo acceso directo a información reservada, pudo fotografiar y estudiar con detenimiento las piezas. ¿Nadie le informó sobre la producción de esta pieza en 1946?, ¿El hecho de tener que modificar al cuño de anverso para las emisiones de 1947 pudo olvidarse en la FNMT de forma tan rápida?, ¿Berni pudo obviar de forma voluntaria esta pieza?, ¿Porqué precisamente esta es la que falta?

 

Los 5 céntimos de 1940 con “Cero roto”

La emisión circulante de céntimos de 1940 es una de las más bellas de las emitidas durante periodo franquista. En esta ocasión os presento una pieza interesante de ésta serie, que aparece con relativa frecuencia en los monetarios de muchos coleccionistas: los 5 céntimos de 1940 con “cero roto”.

Se trata de un error de acuñación que produce la omisión de la parte distal del cero en la leyenda del numeral 1940 del anverso. Este error se produce porque la parte del cuño que tiene que grabar el relieve del cero esta obturada por alguna razón. Cuando el troquel golpea el cospel no puede grabar en positivo esa parte del numeral, omitiendo en las piezas que acuña esa parte de la leyenda.

ANVERSOS

La producción industrial y el mantenimiento de cuños operativos para largas tiradas en la FNMT hacía que los troqueles se engrasaran y limpiaran de forma habitual. Éste mantenimiento podría explicar el empaste del cuño, producto de grasa de máquina adherida o de algún tipo de suciedad adherida a la grasa y ésta a su vez al cuño. No obstante, y en mi opinión, es más probable que el empaste que observamos en esta pieza en concreto fuera producto de algún fragmento de metal de cospel desprendido de cospeles anteriores. Tres aspectos sustentan mi hipótesis:

1) la primera es que se trata de una pieza realizada a partir de una aleación extremamente plástica, con un grado de dureza bajo (aluminio). En el caso de una hoja o un fragmento de cospel desprendido, y si éste fuera sometido a presión y altas temperaturas, resultaría fácil de adherirse de forma perecedera al grabado del cuño. La segunda 2) es que si observamos piezas con detenimiento vemos que la obertura del cero es divergente, hecho que sugiere que el material que empastó la leyenda debió ser cambiante, primero obstruyendo una parte pequeña y luego expandiéndose a medida que aumentó el número de acuñaciones del cospel con el empaste adherido; una dinámica que bien podría firmar un fragmento de metal de aluminio. La tercera 3) es que se trata de un pieza que aparece con relativa facilidad en el mercado si buscamos con detenimiento, lo que me lleva a pensar que el cuño con el empaste en esa posición debió emitir un buen número de piezas, si bien es imposible determinar la tirada de piezas emitidas con éste error. Los trabajos de limpieza superficial podrían haber eliminado grasas anteriores, pero de forma más difícil empastes metálicos.

En las fotografías que he añadido a la entrada os muestro tres piezas que presentan este tipo de error. Fijaos que la obertura del cero en las tres fotos no es exactamente igual, debido precisamente a la naturaleza dinámica y cambiante del material que produce la obstrucción. Aunque las tres piezas presentan grados de conservación diferentes el error es bien visible en todas ellas.

FOTO_DETALLE

A nivel de coleccionismo, esta pieza es desde hace tiempo conocida, si bien no ha sido recogida ni descrita por ninguno de los catálogos comerciales habituales que yo conozco. Entre los coleccionistas esta pieza es también conocida como “cero partido” aunque sería aconsejable unificar el término a “cero roto”, simplemente que para no generar confusión con las piezas de cobre y plata de Alfonso XIII que presentan un tipo de error en el punzado de sus estrellas.

Se trata de una pieza no muy comercializada, si bien la he visto ofertada en varias ocasiones a comerciantes de monedas con precios ligeramente superiores al precio de la pieza sin el error. En los últimos años he visto que algunas casas de subasta ofertaban esta pieza, describiéndola bien, tal y como corresponde. Por ejemplo, la última vez fue en 2014, en la subasta organizada el 10 de Julio por Martí Hervera; si bien en ésta ocasión me parece pasó desapercibida para muchos compradores al ser vendida como pieza de lote. En cualquier caso me alegro que la pieza empiece también a tener su mercado, sin duda dedicado al coleccionista especializado del periodo. En mi opinión se trata de una pieza significativa, que procede, con toda probabilidad, de un único cuño con éste error, lo que la hace extremadamente interesante, no sólo por su anomalía estética, también por su valor explicativo del proceso de producción de ésas piezas.

Como he dicho, se trata de una pieza relativamente frecuente en monetarios y oferta de comerciales, sólo falta saberla reconoce; como siempre, sólo falta saber lo que se busca. Espero esta entrada haya ayudado a que la reconozcáis en el futuro. También espero que esta entrada sirva para que le demos el merecido reconocimiento a este error tan interesante en nuestras colecciones.

Bienvenidos…

Lo importante es empezar…

Empiezo aquí este blog con el objetivo de dar cabida a muchas de las inquietudes que me han ido surgiendo en los últimos años como coleccionista de a pié de monedas de la Dictadura Franquísta (1939-1975). Con algunas de ellas me he sentido privilegiado al verse resueltas mis dudas, apaibagadas mis preguntas iniciales o simplemente encontrando explicaciones más válidas que las anteriores; otras simplemente restan por completar, a las espera de encontrar aquel dato, aquella información o aquella explicación que, a veces, aunque cerca de nosotros, no somos capáces de ver.

Como simple coleccionista he contado con la pasión y la motivación irracional de dedicarle tiempo y esfuerzo sin-sentido a un tema aparentemente trivial para el resto de mortales. Pero los coleccionistas somos así. Y las inquietudes son así. Espero que este blog me ayude a encontrar las soluciones a muchas dudas que son, probablemente, preguntas mal formuladas. Y estoy seguro que podemos hacerlo. Cuando más he avanzado ha sido compartiendo la información y aprendiendo de otr@s personas.

Doy las gracias de antemano a los compañer@s que me han facilitado información desde el inicio para comenzar este viaje, pero me reservo el derecho de mencionarlos en público. Ellos saben quienes son, y saben también que pueden contar conmigo. Independientemente de las ayudas recibidas, los potenciales errores o despistes son sólo míos.

Espero que los textos que vayan apareciendo sean de interés para aquellas personas igual de motivadas y con similares inquietudes.

 

Bienvenidos,

NUMISMÁTICA LAVÍN

Empresa dedicada al mundo numismático desde 1975. Miembros fundadores de AENP

Blog Numismático. Estado Español.

Estudio de la producción monetaria durante la Dictadura franquísta (1939-1975)